Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Astigmatismo

(Dea-2, el gr. στίγμα -ατος, punto, pinta, e -ismo).
1. m.Fís. Defecto de un sistema óptico que reproduce un punto como una pequeña área difusa.2. m.Med. Defecto de visión debido a curvatura irregular de la superficie de la córnea y el cristalino.

Mandarina

Poco a poco he perdido recuerdos, imágenes tan vivas hace unos años. Tengo dos formas de recordar:
1. Por canciones
2. Por aromas

Hoy llevaron mandarinas. Llegó a mí de repente, entre olor a computadora y a alfombra... cerré los ojos.
Su cabello castaño y sus ojos miel junto con su sonrisa de gato, ese tic de jalar la manga de su suéter y llevarlo a la boca, un chico sexy en labios pequeños y rosas.
Mi primer beso de verdad, todo lo anterior no existe. Me besó y sabía a mandarina.

Las aventuras de Neko Chan y Chibi neko

*Voz en off: La aventuras de Nekooo Chan y Chibi nekooo
*Entra música
*Letra:
Los grandes defensores del universo Anclados en el planeta azul Nekoooo Chan con su indestructible caaasco y Chibi nekooo con sus botiiiitas mágicas defenderán a la humanidad de posibles invasores.

Quién podría imaginar a unos gatos comunes de día: inocentes criaturas de noche: defensores del universo juntos lograrán la paz para los hombres Neko Chan y Chibi neko.
Dos gatos mimados: uno es un sabio gato limón, otra una gatita juguetooooona. Neko Chan y Chibi neko peludas criaturas guerreras.
Ne-ko-Chan Chi-bi-ne-ko Chi-bi-ne-ko Ne-ko-Chan
¡Juntos lograrán salvarnos del maaaaaaaaaaaaaaaaaaaal!


Señorita unicornio

De la serie "Lost Constellations" de Tara McPherson


Señorita unicornio debe caminar incansablemente hasta el final de los tiempos. Dedicada a la ciencia de dos colores y pensamiento tridimensional. Viaja incansablemente entre pequeños seres de fantasía. Hermosa en cuerpo de mar con sabor a gelatina de grosella, explosión de mínimas sales y escalofriantes letras.

Mua!

Se nos acaba el tiempo. No hemos existido para nadie y somos el recuerdo. Las golondrinas sueltan en un compás el otoño que nos alcanza. El suave reposar de la quietud en una cama. Correré para que no me alcance el hastío, lucharé por mantenerme enamorada. Revoloteo entre las manos, el cabello y la mirada complaciente.
El jardín siempre con sus flores resplandecientes y el agua que brota alimentando mi dulce espíritu. De noche, de día, entre montones de letras. Recordar tardes de ocio y juventud. Distantes, callados y tibios.
Criaturas dóciles junto con el tocado en tu cabeza. Detalles, melodías y gentileza... un poco más.

Marx Ernest: El vestido de la novia.



¿Cuál será el momento previo en que todo pierde sentido? Instantes que pueden convertirse en tragedia. La sustancia que hace lo imposible, transfigura todo. ¿Qué instante previo subyace a toda locura? Me pregunto cuándo se pierde realmente la cordura. Una vida en un instante, un parpadeo que lo puede todo. Decisiones que afectan la vida de un tercero. La locura y la luz en el desdoblamiento. Colores y aromas en la punta de la lengua. Los ojos dilatados por el miedo, el corazón a punto de reventar.

Diálogo de la semana

Ro: ¿Tú qué piensas de que la gente lea, lo que sea, pero que lean?
Su: Mmm las personas muchas veces no sabemos leer, así que leas lo que leas, si no entiendes, pierde todo sentido que lo hagas.
Sa: Tomé un diplomado, nos enseñaron entre otras cosas a leer en voz alta. Pues no sabemos hacerlo.
Su: Estoy de acuerdo, hemos perdido aquello de "entonar" lo que leemos.
Sa: Yo creo que no importa lo que leas, mientras las personas lean.
Su: ¿Cómo crees? Entonces serías un perico repitiendo información, un "analfabeta funcional": sabes leer y sabes escribir, pero no de forma eficiente. Yo puedo leer perfectamente un anuncio pero no retengo información, entonces soy un "analfabeta funcional", ¡de qué me sirve leer (pronunciar) bien si no llega el mensaje!

Gato bebé

A nadie le importa salvar una criatura, no importan los sucesos casuales, los pequeños acontecimientos, emociones e instintos tirados por el trabajo del día. Una criatura murió de hambre enfrente de nosotros y nadie hizo nada, yo me quedé como un espectador más, que usa audífonos para no escucharlo. Murió de tristeza y yo me quedé sentada.
Melodía por dos días. Una tarde su pequeña pata afelpada me invitó a acercarme, aquellos ojos de sol. Pasó un día y otro... él tan sólo dejó de maullar.