Ir al contenido principal

Entradas

Suspiro

Escucho la máquina doblar una y otra vez los pliegos, un mecanismo autónomo, sintético. Todo es instantáneo, hipnótico, me imagino en un acto de igual forma como se desdoblan los procesos.
Algo me llama a este lugar y mi mente aprende un nuevo movimiento, pensar en el sexo y relacionarlo, ¿con quién? ¿A quién invitar? Una lista pasa por mi cabeza: imagino cuerpos, cualidades, destrezas, conocimientos, experiencia... no quiero perder mi tiempo. Quedan 5, 6.
Un frío me invade, me abrazo y cierro los ojos. Una vez más aparece la sensación de hambre, colapso en mis entrañas. Cuerpos, sensaciones, aromas, sonidos, pasos, sudor y agua. Imagino un banquete lleno de hazañas y formas por descubrir.
Saciar un vacío dirigido, ese acelerador: tú y yo y los otros, explorar los límites, repetir, cansancio, hartarse. Entonces pasa el deseo por mi boca, muerdo mis labios. Pueden ser 7. ¿Por turnos? ¿Por temporadas? ¿Por fin de semana? Un método con resultados cuantitativos pero sobre todo cualitat…
Entradas recientes

En la sangre

Me preguntas cómo me siento. No lo sé. ¿Me contestas o te contesto? Siempre es arriba, y cada vez más grande. Respirar es difícil, siempre hay alguien que ocupa su lugar: está ahí mirándome desde arriba, sí es ello, esto.

Se ríe de mí, me aprieta y me dice que todo estará bien. No quiero. No quiero. No quiero.

Está conmigo y contigo y con nosotros. ¿No te parece maravilloso? Un mundo en tu ojo derecho, otro en el izquierdo. Todos juntos en un camino que se acorta, que te invita a pasar.

Acepta, uno, dos, tres, cuatro, ¿puedes verlo? ¿Por qué te sintes sola? Siempre estuvimos contigo, sólo necesitabas llamarme, cuatro, tres, dos, uno. Acepta.

No, no te estás volviendo loca.


Texto perdido

Desliza suavemente sobre mi lengua, baila efervecentemente entre los pliegues de forma cálida y burbujeante: un camino de espuma que se dilanta. Mi boca. Más.

Me hablas sobre lo importante de estar solos y te digo que es cierto que la soledad es el mejor lugar en el que podemos estar.

Me hablas sobre ese viaje por lugares fríos y la fotofobia que desarrollaste, yo te cuento de mi fotofobia (aún la tengo cuando estoy deprimida). Te cuento de la fe y la sensación de ansiedad.

Un abrazo y una petición. Tus ojos.

loop + delay

Me parece muy triste encontrar que la apariencia física es una prioridad, una razón de ser y la piedra filosofal para muchos amantes. Me parece muy triste que tenga que escribir para poder seguir viva y que todo lo que pienso es un destello tras destello como cuando sueñas, giras, volteas y estás ahí de nuevo. Tal vez lo que escribo ni siquiera tiene sentido, tal vez sólo lo puedas comprender ahora que lees esto.
Me parece muy triste que no pueda conectar con un mundo que me envuelve, nunca he sido parte de todo esto que llaman materia y creo todo es un simple sueño, nada es real, todo es un símbolo: reinterpretación, analogía, sonidos: alquimia. No existen los colores, no existen las palabras, ¿por qué creer que todo es un código?
Me parece muy triste la existencia misma y no es una carta lo que pretendo dejar, quisiera que la lluvia parara y no tuviera que llorar cada vez que la escucho y de repente oír las campanas.
Me parece muy triste internet y sus vínculos, luz magnetizada, cl…

Cuatro

Un chico en ropa deportiva sube al autobús.
Una chica en ropa deportiva [ajustada] sube al autobús.
Un chico en ropa deportiva sube al autobús.
Ella ríe cual ave que sabe de su territorio.
Los otros dos miran de forma altiva el paisaje.
Tres en un asiento para dos, ella ríe más fuerte.
Los dos susurran, ella como gran musa posa sobre ellos.
La sangre nos rodea, los pensamientos vuelan.
Uno la toma por la cadera, la acomoda.
El otro acaricia su pierna, una columna griega.
Tres en un lugar para dos, los dos la observan.
Ella carcajea como la reminiscencia del mar.
El agua nos incendia.
Él la besa y el otro observa mientras se sostiene de la escena,
Ella ríe nuevamente, pequeño botón.
Transparente, dureza.
Ellos la observan; es la mujer más hermosa del lugar.
La toman; la disfrutan.

Miro el centro de mi mano, no tengo a quien llamarle.
Cierro lo ojos, respiro profundamente. Wrong.






otro e-mail

Hola. Agradezco el tiempo de escribirme. Tus deseos fueron enviados a mis papás y ellos también te saludan. Lamento escuchar que el año pasado no fuera bueno, espero pronto arregles lo necesario para que este año sea más leve. No tienes por qué pedirme perdón, quiero señalar que no estoy enojada, sólo he aprendido con el tiempo a pasar mi vida con personas con las que me siento bien y de quienes pueda aprender. No es necesario vernos, como te digo, no tengo nada en contra tuya. Tú también eres una buena persona, eso jamás lo dudé. Vive y valora lo que tienes con tus amistades, seguro aprendiste algo de esto, ahora verás la vida con ellos de una forma distinta. Agradezco tus buenos deseos y son recíprocos. Espero que mi educación no se confunda con interés. Saludos y que el año mejore, todo depende de ti.

e-mail

I Te escribo desde una hoja de Word y lo señalo porque me importan estos detalles de forma (soy editora), la tipografía cambiará cuando llegué a tus ojos. II Es importante escribir, una habilidad que te permite conectarte con el mundo que construyes, todo lo que ves es tu mundo, siempre que pienso eso me resulta escalofriante, pensar que nadie vive en la realidad tangible, como lo decía Barthes (generación Matrix).
Por otro lado, me alegra leerte y me atrevo a pedirte que, si algún día lo publicas, cambies mi nombre. Es una petición que siempre pido a quienes que me han mencionado en sus textos III Eso me hace pensar en los problemas existenciales, como cuando tu bandeja de entrada parpadea una y otra vez porque tienes correos de gente incompetente que no sabe hacer su trabajo y tienes que resolver a la brevedad porque parece asunto de vida o muerte… La muerte… El otro día estaba leyendo El mito de Sísifo de Camus [eso me recuerda la pronunciación, un amigo mío fue corregido …