Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010
Hace años que murió, no puedo recordar cómo me enteré. Traté de ver algún video, traté de escuchar alguna canción, traté de recordar alguna imagen... no pude recordar, traté de relacionarlo con algún lugar, con algo... no hay recuerdos, no hay nada. Misteriosamente en "Mis archivos recibidos" encontré tres canciones con el mismo nombre: Something.
Al ponerle play, estabas tú... en quién menos quería pensar: tres versiones distintas donde hablas y otras ríes (me imagino que borracho). Ese es mi recuerdo este año de George Harrison.


My love is a forest fire

Estoy en un piso octavo de un edificio en el D.F. de vista a un sinfín de distintos. Con colores propios y el agua me rodea. Entras y me preguntas si decidí por el vestido blanco, respondo que sí, a lo cual sonríes con un cigarro en la mano. Un abrazo y un beso mientras la luz cambia. Salto y te enseño en la lap una canción que acabo de encontrar, lo twitteo: será el principio, junto con otra canción que vi, de una canción que compondré (no he compuesto en años).
Te pregunto si ya comiste algo a lo cual respondes que no, no has podido, por angustia. Pregunto por qué y respondes que es por tu contrato, no crees terminar el tercer libro (novela de ficción), tu editor te tiene hasta el cuello (creo todos los editores somos así y sonrió). Pregunto si ya tienes la forma de salir de tu primer cuadro, y sólo mueves la cabeza.
-Vístete, tengo ganas de caminar contigo.

Mujer en el baño

Corro, corro rápido por la escalera, debo esperar un poco tal vez, suavemente resbalo por el piso (urgencia) ¡Mierda todo está tan sucio! (desde donde veo). Un solo baño.
Toco y no contestan, pero veo los pies. Toco y no encuentro reacciones. Abro y está muerta. Salgo de puntitas a la inversa y cierro el baño, corro al siguiente: dejé mis huellas, ¡maldición!
Soy de la opinión de que cuando la vida dibuja una línea que al fin se revela curva, exactamente curva, es decir, cuando regresa exactamente al punto del que partió, es que en ese punto existían dos posibilidades y elegiste la incorrecta, la que provoca que la contingencia se haya esfumado de tu vida para caer en un abstracto bucle determinista, en un atractor estable; hechizos de estabilidad que hay que romper. Agustín Fernández Mallo: Nocilla Lab.


Resumir años en un párrafo me resultó escalofriante. Lucha intensa por permanecer. Condescendiente en gran medida, un poco de sosiego y el resplandecer de madrugada que se convirtieron en días. Algunas veces es mejor desaparecer sin explicar nada y el contacto se pierde porque el interés desaparece. Hoy regreso al punto de inicio, el de hace cuatro años.
Es bueno admitir errores y partir una vez más de donde me quedé, en aquella calle con lluvia, sobre la misma calle que me lleva ahora a otra casa (no correspondida) con la firme intensión …

Tienda china

Tenía la costumbre de ir a las tiendas de 3 pesos con Sandra. La sensación de comprar tanto con poco dinero era lo que motivaba nuestra entrada. Comprar papelería con animalitos; de ojos enormes y brillantes, las plumas con chispitas de colores, reglas con dientes en sus orillas; los labiales pequeños en sus rojos (ensayos de belleza en tiempo real y de reacciones espontáneas); las coronas con sus rubíes de juguete y pequeños plásticos; peines y espejos de calcomanías rosas.
Hasta que ella se fue, ahora son escaparates.

El experimento

Muchas veces por orden de ideas uno puede creer que el fin (según un sistema) debe concordar con la cadena de acciones. No es verdad. Planear no sirve en medida de aquellas situaciones que uno no puede controlar: lo único que puedo controlar y hasta cierto punto es el dinero; pero a mí no me gusta el dinero, así que no me sirve esta aseveración.
No me gusta trazar una serie de ideas en la mente (los ya tan famosos "enunciados" creo también le dicen "decretos", no creo en esos poderes de la mente). Muchas veces prefiero concentrarme en cosas brillantes (objetos) pues me aíslan de todo pensamiento más allá del concebido. No es por flojera de pensar, es por necesidad. No me conmueve la miseria, pero no porque sea un mal ser humano, es por sobrevivencia.
Quisiera, a través de esta fiebre controlada, poder entender como ahora tengo más ideas que cuando estoy sana. Tengo miedo que sea un mecanismo de productividad. Lo único comprobable aquí es que me siento bien conmigo …

Presagio

Tengo temperatura y no me quiero acostar. Tal vez estoy alucinando pues mi cuarto tiene una extraña textura. Se me antoja dormir placenteramente o leer. Quiero un helado. Tengo calor pero estoy fría. Conversiones cortas. Quisiera saber exactamente qué hacer.
Quiero nadar o tirar de algún lado de mi cuerpo. Se despliega suavemente entre las esquinas, como un ínfimo hilo de un listón, aquel que se asoma tibio entre otros tantos. El subconsciente entre los amaneceres. Cualquier pretexto puede invitarme a despejarme entre las sábanas y el frío del cuarto. La venta amarilla y el viento que se pasea entre el jardín de la casa.
Me deshidrato entre esta multitud que me observa en esta habitación. Siempre los mismos aislantes y terminales de electricidad. Fotones (idénticos) y la fuerza de los iones. No entiendo ni una palabra del texto, tan sólo lo repito en mi cerebro. Frito por tantos enunciados citados. Los números indispensables no tienen resguardo en mi memoria a largo plazo. Quiero entr…
http://www.flickr.com/photos/momec3ko/