Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011
¿Cómo saber el punto final? El momento justo de lo estático. Puede suceder en cualquier momento e incluso vivir tan intensamente que das por hecho que no vives nada extraordinario. Vivir, vivir en sueños ante la penumbra de la existencia: la realidad. Tus ojos en otros ojos. Mentirte quedamente para no recordar.

El agotamiento como recurso para lo inesperado. Despertar, vivir en un loop interminable: para no quebrarse en el recorrido.

La comodidad de la soledad, el invierno tardío.


(Cuadro: Las amapolas, Vincent van Gogh)

Dress Chart

Vestido azul/Mayle: Kazu Makino



Vestido amarillo/Annie Mochnazc: Pj Harvey



Vestido a rayas (blanco y negro)/(?):Kim Gordon


Vestido blanco/(?):Tina Weymouth

De seres espirituales

Bello como un cristal. Toque a dátiles con pan de centeno, a flores recién cortadas, a la orilla de una lata de caviar y un vino. Inocente y dulce ante los hechos de la vida: un caballero de mediana edad. Sensato y con la delicadeza de un notable hombre. ¿Qué le esperá a sus pocos años? El torturante recuerdo y las malas personas, ser libre y amoroso. Vivir para los pequeños detalles, morir por cosas sin importancia. Comparaciones inevitables y el advenimiento.







Imagen: El tañador de laúd, Caravaggio.
Video: Hands Away, Interpol.

Estimado señor:

Me encuentro un tanto aturdida: la soledad del adulto responsable que trabaja jornadas de más de ocho horas, en casa siempre para dormir. No hay respuesta a mis llamadas telefónicas, no hay mensajes, ni correos electrónicos: no hay reclamos ni altas espectativas de una discusión, simplemente no hay nada. Buscar a una persona puede ser tedioso, yo lo he llegado a odiar. Me cansé. Tú me abandonaste con la simple indiferencia. Y lo acepto. No es un reclamo, es solo una observación para futuras referencias. Entiendo. NO MOLESTAR. Nos convertimos en adultos responsables, así que decidiste revocar mi amistad. Logro entender los años, los traidores que nos separaron y los vigilantes que me tienen bajo cautela. Y te escribo mediante este post porque lo he intentado todo (todo lo que mi cordura permite), no molestaré más. Nada mio en ti, inmensidad en nosotros. Hoy pierdo un amigo (que ni por la amistad de tanto años se atreve a darme la cara) y gano la tranquilidad de sentirme sola. Un ser es…