Ir al contenido principal

Contemplar

Regresar a casa en paz, todo vuelve a cobrar fuerza 
y la belleza se vuelve un beso, un guiño, una sonrisa. 
Regresar al primer punto: el primer baile.

Siento el mar que me atraviesa, evoco tus ojos y me complace encontrarte sentado frente a mí.
Conviérteme en todo aquello que imaginas: en un planeta.
Capturo los himnos que has compuesto en tu boca, desciendo y alebresto cada minuto que se convierte en nada; el tiempo me tortura, me alcanza, me abraza.



Comentarios