Ir al contenido principal

Lluvia

¿Te acuerdas esa  tarde que peleamos y llovía? Sí, sólo éramos amigos, recuerdo que discutimos porque te parecía absurdo que te dejara por salir con alguien más. Te expliqué que no lo veía siempre. Te enojaste porque quedé contigo que visitaríamos a los leones y después me enseñarías a bailar.

Diste un salto para quedar frente a mí, sonaba de fondo una trompeta triste, empezó a llover, me viste y empezaste a reclamarme por mis prioridades, me reí, sí, ya sabes, con esa risa que bautizaste ingeniosamente como "sonrisa de maldad". Te dije que tenía que irme y la lluvia no cesaba, entonces saqué mi mejor carta, que hasta hoy puedo usar,  "con qué cara me reclamas si eres igual que yo", te acercaste más, me viste y pensé que me ibas a besar. No fue así.

Veo Pride & Prejudice.


Comentarios