Ir al contenido principal

No soy baterista

Pero, ¿en qué momento dejé de tocar? Estoy consciente de esta pregunta y reflexiono mi respuesta. No lo sé, si me preguntas cuándo dejé de tocar, no sabría decirte. La última vez intenté ensayar Tool, tontamente me di cuenta que necesito condición física y velocidad.

Me viene un recuerdo, en alguna ocasión un maestro de música me dijo:

"Ya tocas bien para ser mujer, ahora toca para ser músico"

Siempre tengo esto presente para estar en tierra (Tierra). Si me preguntas qué me motivo a tocar, no podría contarlo en una entrada de blog, necesito más que la catarsis de una pantalla tintineante. Puedo decirte que toco para los demás, ¿suena romántico? Sí, pero es uno de los motivos, me siento parte de todos cuando me subo a una batería, me gusta hacer a las personas felices, eso me hace automáticamente feliz. Lo sé lo sé.

Si me preguntas qué siento cuando toco, puedo decirte que siento todo, siento que todos son el patio de mi casa y me hacen sentir viva. Si has tenido la oportunidad de verme, entenderás lo que estoy tratando de explicar.

¿En que momento dejé de tocar? No lo sé todavía, pero procuro tener la música presente, puedo decirte que llevo meses sin ensayar, a pesar de tener la batería armada, me consuela tenerla en las mañanas (y ni siquiera es del todo mía). Toco tambores desde que tengo memoria, toco tarola desde tercero de secundaria, toco tom desde primero de bachiller , toco batería desde los 16 y ahora me doy cuenta que llevo poco menos de la mitad de mi vida tocando. Soy la percusionista, soy el primer tambor, soy la baterista, pero no estoy tocando.

Ser adulto me ha traído el viejo pesar, ya no tocar porque ya no tengo tiempo o energía, condición, ánimo, ya no digas una banda. Pero debo confesar que lo extraño, una parte de mí se despierta con la sensación de que algo, en el algún momento se creará de la nada, con un extraño.

Comentarios