Ir al contenido principal

Del escritor joven ejecutivo

Hace unos días platiqué con un amigo que por fin terminó su novela, una novela de verdad. Lo noté un tanto cansado, por no decir "triste". Me aseguraba que todo a su alrededor se volvió gris y tedioso. Asimilé su postura y traté de entenderlo, sentí algo similar cuando grabé hace muchos años un demo, el cual después de varias tomas detonas un sentimiento de cansancio. Otro punto era la "etapa de creación" la cual es como enamorarse, es la mejor etapa, todo pinta hacia donde quiere ir, de lo que quieres escribir y en todo hay algo de lo que puedes escribir.

En fin, retomo esto por muchas circunstancias, entre ellas los pendientes como la interminable y cansada tesis... tengo todo armado, creo es sólo sentarme a escribir, eso es bueno. La segunda que más me intriga: ¿debo seguir escribiendo? Me puedo hacer la sufrida escritora, la que no tiene apoyo económico, la que no tiene una beca, en fin, interminables pretextos. No, no es eso, no tengo tiempo, de verdad que no lo tengo, tengo muchos pendientes y poco a poco me he ocupado de ellos.

Ahora me inspiran las escenas, momentos fotográficos, me gustaría aprender un poco para poder capturar todo aquello. Quisiera enseñarte a qué huele un candelabro o un bar a punto de cerrar, a qué sabe una pared rosa en el centro. Tenemos tiempo, eso me digo, tenemos que avanzar poco a poco. Escribo porque no concibo otra forma de expresar los momentos. Quisiera estudiar Literatura y Cine, quisiera tocar y ser editor por siempre, quiero hacer cambios, quiero hacerte llorar y reír, hacerte recordar un amor fallido, un beso interminable, un dolor inconmensurable, una tristeza dulce, que todo te sepa y que veas colores cuando lo escuches.

En fin, vamos por el segundo paso fuerte [tesis]. Hoy empiezo, en este momento. Y esto de ser editor [trabajo] no es fácil, todo mundo cree que con el apoyo de un revisor, un corrector y un lector de finas todo saldrá bien, pero no, siempre hay errores, he aprendido a dejarlos pasar, tengo mucho trabajo, pero no dejaré que el trabajo se convierta en mi vida, sí tengo muchos compromisos pero todo estará bien. Tiempo. Cuarta tesis. Medio año o menos. Y esto de querer seguir tocando [batería] tampoco es fácil pero Chispi me dijo hace poco: "No te dejes engañar por el discurso que nos enseñaron, ese discurso de ser adulto y ya no poderte divertir. Nunca dejes de hacer lo que te gusta porque los demás crean que es algo inmaduro".

En breve, buenas nuevas.

Comentarios