Ir al contenido principal

Una respuesta para Samuel

De cursilerías se lleno este blog y acabo siendo miel para mis amigos. Aquí es cuando recuerdo a Samuel; fue en un salón horriblemente pintado. Cómo pudieron meter a tantas personas en un salón, no lo sé y debería protección civil arreglar eso. En fin, cada vez hay menos personas que estudian nuestra honorable profesión así que no creo sea necesaria mi denuncia ciudadana. Ese salón fue el infierno, nunca me adapté y ni quería, así salió la amiga pshyco-mitómana y mi antiguo profesor de pintura. Samuel fue lo rescatable de ese primer círculo de amigos. Clases fastidiosas y aburridas como metodología de la investigación (creo) o algunas buenas como latín que era una mezcla de declinaciones con baile de salón. Conversaciones en el YOLO, comer dulces en la banca, libros interminables, libros aburridos, copias y copias de lingüística y teoría literaria, música de vez en cuando y discos de Tom Waits, dulces y dulces. No temo decir que gracias a él conocí muchos autores y me explicaba algunas cosas que no entendía.

Un día estaba muy triste, de verdad triste y Samuel me pregunto por “mi banda” le dije que me había salido. Y efectivamente él recordó la frase completa: En el fondo lo tuyo es la música y aunque no toques siempre serás baterista. Así pude caminar por mucho tiempo, yo creo ese día camine más de lo que pude haber pensado, y esa frase me ayudó a salir así sin más de un momento en el que de verdad no veía nada más.

Yo también recuerdo salir de la escuela y caminar juntos hasta el Paseo Bravo, café en las clases que no queríamos entrar, el jazz que poco a poco nos comió y nuestros oscuros pasados en bandas poblanas, los sombreros y abrigos de 8 am.

Espero encontrarte pronto en alguna biblioteca, en un rincón cafetero, en una calle mientras escuchas música o en algún camión mientras canto alguna canción de amor.


Comentarios

samuel ha dicho que…
jeje

"...la amiga pshyco-mitómana y mi antiguo profesor de pintura..."

lo curioso es que tu profesor de pintura se convirtió para mí en el amigo pshyco-mitómano
jaja

un abrazo fuerte susana