Ir al contenido principal

La muerte como personaje y su incursión en los humanos a través del monólogo interior en la novela de José Revueltas: El luto humano



El monólogo (muchas veces confundido con el soliloquio) es una cuestión de doble significado; se puede partir de la visión del autor o la que el autor le quiere dar al personaje en ese instante.

Existen diferentes tipos de monólogo, en este caso me centraré en el monólogo interior como un proceso de desdoblamiento de la muerte en la novela de José Revueltas, ya mencionada. El monólogo interno como un recurso literario involucra los mecanismos de pensamiento de los personajes. El autor debe crear el universo del personaje. Los conocimientos del ser humano están conceptualizados de acuerdo con lo que puede nombrar: si nombra algo es porque sabe de su existencia ya sea de forma física o no. Los conceptos mentales y el universo como lo conoce el ser humano puede ser desplegado en dos existencias: el “mundo de los vivos” y el “mundo de los muertos”.(1) Estos dos mundos son realidades paralelas que se necesitan y que están habitados a su vez por seres de distinta naturaleza. José Revueltas maneja estos dos mundos y los hace dependientes, por lo tanto la muerte es un ser (personaje principal dentro de la novela) habitante de un mundo paralelo y no una condición humana. Los seres de ambos mundos se contraponen y pueden viajar entre los dos mundos. La muerte tiene propiedades físicas:


"La muerte estaba ahí blanca, en la silla, con su rostro... La muerte esta ahí en la silla”.(2)

Pero, ¿cómo pueden comunicarse estos seres de distintas categorías físicas? Es común encontrar en los textos narrativos diálogos como un proceso de comunicación entre los personajes. El diálogo es vida, es la respuesta del “otro” y lo involucra en el universo del “yo”. Pero cuando el recurso literario es el monólogo interior, encontramos a los personajes en su naturaleza, en su “yo”.


En la novela es posible encontrar este recurso de forma frecuente por medio de un aislamiento voluntario o involuntario al estar en contacto cercano con la muerte (3), y la perspectiva de los personajes como una capacidad para poderse oír y reflexionar ante la llegada de la muerte.

La muerte (como personaje) al estar dividida en otras partes (desdoblamiento de la muerte) buscará sus otras partes contenidas en otros cuerpos (cuerpos humanos). Cuando la muerte se une con los seres humanos provoca reacciones en el “mundo de los vivos”. El ser humano percibe su presencia e intenta explicar algo o alguien que ya no es de su cuerpo:


“Porque la muerte no es morir, sino lo anterior al morir, lo inmediatamente anterior, cuando aún no entra en el cuerpo y está, inmóvil y blanda, negra, violeta, cárdena, sentada en la más próxima silla”. (4)

En este proceso nace el monólogo interior en los personajes, la compañía de la muerte es un juego de yuxtaposición: es la perfecta unión de los dos mundos en una especie de simbiosis. (5)


La novela El Luto Humano desde su título nos da la pauta a pensar en un universo mezclado con la muerte y los humanos, si bien el universo esta divida en partes (mundos), no es importante la relación de sus elementos (relación que existe entre los mundos). Por lo tanto la novela parte de lo general a lo particular en una armonía de elementos.


Esta armonía permite la mezcla de los mundos y del tiempo presente y pasado. Un claro ejemplo es el Capítulo VI donde uno de los personajes principales, el “Padre” es desplazado de la vida humana; el padre decide soltarse de la cuerda que lo une a los humanos y se abandona en el agua. Ya no se siente parte del mundo de los vivos, puede sentir la presencia de los elementos pero no son aspectos sensoriales, pasaron a un segundo nivel; entró en el mundo de los muertos. Comienza el capítulo VI con el incidente que tuvo con Úrsulo:


“Precisamente eso... -pensó-cuando yo mismo...” (6)


La Muerte se encuentra al final en este laberinto de agua. Los personajes de la novela observan a los zopilotes que vuelan sobre ellos. Se aíslan a pesar de un contacto cercano (contacto humano).



Conclusión

La muerte como personaje en la novela permite el desarrollo del monólogo en los seres humanos, este vínculo es una estrategia narrativa utilizado por José Revueltas.



NOTAS



1. Este mismo esquema será usado después por otros autores dentro de sus novelas como Juan Rulfo.
2. Revueltas, José. El Luto Humano. México: Ediciones Era, 2004. p 11.
3. Relación paralela pero que en un punto se unen, en este caso al producirse el monólogo, el mundo de los muertos entra en contacto con el mundo de los vivos. El lenguaje interno se convierte en el vínculo entre los entes
4. Revueltas, José. El Luto Humano. México: Ediciones Era, 2004. p 12.
5. Simbiosis. Mezcla. Asociación de dos seres de diferentes especies que se favorecen mutuamente en su desarrollo.
6. Revueltas, José. El Luto Humano. México: Ediciones Era, 2004. p 67.

Comentarios

samuel ha dicho que…
ñoñísima

je