Ir al contenido principal

Encuentros frustrados

I


No me molesta buscarte (encontrarte) en lugares con poca luz. Me agradaría verte sonrojado y bajo aquellas luces azules. Así delicado como siempre y con aquella mirada brillante que tienes cuando tomas de más (casi siempre). No, creo no te veré, pues intenté llegar aun cuando era ya muy temprano y tenía mucho sueño. Salúdame a tu buen amigo, por alguna extraña razón no habla conmigo cuando estamos los tres y creo en las circunstancias de ayer lo que menos quería era verme. Y todavía preguntas si me molesta...no, no me molesta para eso están, para contemplar y tocar, se les paga para ello. Son tan bellas y envidio el lívido que expiden al caminar con aquellos zapatos altos.


II


La chica camina ligeramente con aquellos pasos ensayados y es tan hermosa con aquel atuendo diminuto, quisiera poder ser tan ligera como ellas, envidio su sensualidad y el contoneo (también el cuerpo, pero es genético y con eso yo no me meto). Verla una y otra vez, verla y tocarla mientras se contonea coquetamente sobre el piso, arriba y abajo mientras mantiene abierta la boca roja. Zapatos de aguja y medias sucias. Una copa y un poco de perfume. Uno, dos. . .tantos caballeros posibles. Agilidad para no conversar y sonreír a las estupideces. Asentir, asentar.

Comentarios